Montefrío hasta nuestros días


La población en Montefrío fue aumentando poco a poco llegando, en 1750, a 5100 habitantes, según el catastro del marqués de Ensenada. Con este volumen de población Montefrío se convirtió en una villa de notable importancia para la época, lo cual hizo que se llevaran a cabo a partir de entonces importantes obras de carácter civil y religioso que hoy hacen de Montefrío un pueblo de extraordinaria riqueza monumental.Es descatable reseñar por este orden la Iglesia de San Antonio de 1763, el edificio del Pósito de 1795, la Iglesia de La Encarnación de 1802 y otros edificios de interés, como por ejemplo, el Ayuntamiento.

Progresivamente, la población continuó aumentando fundamentalmente en las zonas rurales. Este proceso se acentuó aún más en la segunda mitad del siglo XIX, cuando se produjo la desamortización de Mendizábal, gracias a la cual se roturaron importantes zonas para el cultivo. Además, la creación de la Guardia Civil dio mucha tranquilidad a los campesinos, ya que les protegían de las bandas de bandoleros que merodeaban por la comarca. La creación del Registro Civil en 1871, permite que conozcamos con exactitud la población de Montefrío en 1900, que asciende a 10725 habitantes.

De este modo, llegamos al siglo XX, donde la Guerra Civil irrumpe en las vidas de los montefrieños como en la de otros muchos españoles. Este trágico episodio de la historia de España afectó a Montefrío que en los primeros años de la década de los 30 contaba con 14380 habitantes, pero la guerra y la emigración posterior hace que esta cifra baje por encima del 50% en nuestros días.